Inicio Gourmet Queso Pule, el queso más caro del mundo

Queso Pule, el queso más caro del mundo

95
0
Compartir

Queso Pule, el queso más caro del mundo

Queso PuleLos quesos, casi todos, suelen elaborarse con leche de vaca, cabra, oveja o incluso con leche de búfala. Casi, porque el queso Pule es la excepción a la regla, ya que este curioso queso se elabora, ni más ni menos que con leche de burra de una raza singular de los balcanes en peligro de extinción. Además, está considerado como el queso más caro del mundo, con un precio de unos 1000 euros/kg, aunque se dice que se ha llegado a pagar hasta 5000 euros.

Los productores de este queso especial se localizan en una pequeña reserva natural situada en la localidad de Sremska Mitrovica, a unos 80 kilómetros al oeste de Belgrado, llamada Zasavica. En este parque natural la agricultura está restringida a la toma de pasto y heno y no está permitido el uso de pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos. En este hábitat tipos y especies (incluidas las praderas y los pastos, aguas abiertas, pantanos, humedales y manantiales de agua) de importancia tanto para Europa como para Serbia se instalan aquí y pueden vivir en un estado de conservación favorable. Es muy común por tanto el consumo de toda clase de productos derivados de estos animales como carne, embutidos o la leche, muy nutritiva y que contiene 60 veces más vitamina C que la leche de vaca común.

Burros de Zasavica

Desde 2012 este tipo de queso se hizo famoso mundialmente al batir el récord al queso más caro. ¿Y por qué es tan exageradamente caro? Pues en parte se debe la dificultad que representa su proceso de elaboración, puesto que la leche de burra tiene un bajo contenido en grasa y se necesitan al menos 25 litros de leche para elaborar 1 kg de queso. Si además el litro de esta preciada leche -hasta la mismísima Cleopatra la empleaba como secreto para su belleza- cuesta alrededor de 40 euros, entonces no es de extrañar que su precio se dispare, llegando a superar los precios de algunos otros conocidos como el queso de alce, el inglés Stilton o los franceses Vacherin Mont-D’Or y Brie de Meaux.
La escasez de estos animales (se calcula que quedan un centenar de ejemplares), la poca cantidad diaria de leche que pueden producir (en torno a 200 ml) y el tener que ordeñarlos de forma manual hace que sus productos se conviertan en aún más exclusivos si cabe. Además, a estos quesos se realiza un proceso de ahumado de forma natural para mejorar todavía más sus cualidades.

Queso Pule artesanal español

Este raro queso es realmente difícil de conseguir, ya que además de ser tan exclusivo (y caro), se conoce que, a poco tiempo, el famoso tenista Novak Djokovic decidió adquirir toda la producción anual de este queso para convertirlo en uno de los principales reclamos de su cadena de restaurantes “Novak Cafe & Restaurant” en Serbia. Sin duda una buena forma de asegurar la continuidad de estos animales al mismo tiempo que se impulsa la economía rural de país.

Con el éxito de este curioso queso que acabaron apareciendo pequeños productores que se animaron a probar de elaborar este tipo de queso, como es el caso de una granja de la sierra norte de Madrid que se aventuró en su fabricación. Esperemos que les haya ido bien.