Inicio Gourmet Caprichos del Paladar

Caprichos del Paladar

133
0
Compartir

Conservas El Capricho: tradición y sabor en cada bocado.

Conservas El Capricho lleva desde 1991 elaborando deliciosas anchoas y bonito del norte en la  villa marinera de Santoña (Cantabria), cuna del famoso pescado en salazón.

Todo nació como un “capricho” de la familia Iglesias, que buscaba recuperar el sabor puro de las anchoas de antaño, ya que la introducción de la producción masiva había priorizado la cantidad en detrimento de la calidad.

Buscando esa esencia y cuidando cada detalle en el proceso de elaboración, es como El Capricho ha logrado hacerse un nombre entre las conserveras de mayor calidad de Santoña.

 

¿Por qué las conservas de El Capricho han recuperado el sabor más puro?

En origen la conservera nació para elaborar anchoas en salazón y bonito del norte, productos tradicionalmente elaborados en Santoña y pescados en el Cantábrico.

Es aquí donde encontramos su principal seña de identidad: toda la pesca proviene del mar Cantábrico. No utilizan producto procedente de terceros países.

Debido a este hecho diferencial, la producción de El Capricho es limitada. Cuando acaba la pesca, acaba la producción.

Otro punto diferenciador es que sus productos son minuciosamente limpiados y enlatados a mano por un grupo de mujeres pertenecientes de manera estable a la plantilla de la conservera. Todo el proceso se lleva a cabo por manos expertas, debidamente formadas y sin salir del recinto de la fábrica.

De este modo se premia la calidad en favor de la cantidad y se busca la excelencia en el producto.

Y si nos referimos exclusivamente a las anchoas (el tesoro mejor guardado de Santoña), debemos señalar que su maduración es en este caso de mayor duración: 18 meses.

Debido a esta maduración más prolongada se obtiene una anchoa tersa, libre de agua y con un menor punto de sal.

A todo esto le añadimos el cuidado y esmero de las “sobadoras” (mujeres que limpian las anchoas) y obtenemos una anchoa sin rastro de espinas.

Para asegurar la calidad de sus productos,  El Capricho ha implementado un sistema de trazabilidad que permite controlar cada paso del proceso de elaboración y hacer un seguimiento de los productos.

 

Abriéndose a nuevos mercados:

En el año 2015 la conservera optó por la internacionalización a través del consorcio de exportación SANTANDER FINE FOOD y sus productos gozan de buen reconocimiento en otros países. La calidad y buen hacer siempre triunfan.

En estos momentos exporta a países como Emiratos Árabes, Alemania, Francia, Reino Unido, Portugal, Bélgica, Austria, Italia, Suiza, USA y Dinamarca.

Este próximo año esperan aumentar aún más su presencia en estos países y sumar nuevos adeptos en el extranjero.

 

Siempre innovando:

Desde el origen El Capricho empezó elaborando anchoas y bonito del norte ya que son los productos normalmente elaborados por las conserveras de Cantabria pero el constante espíritu innovador de sus propietarios les ha llevado a sacar al mercado dos productos totalmente desconocidos para el consumidor español: la SalMŭria y el Esturión “Alma”.

 

SalMŭria“el umami cántabro”:

Desde tiempos ancestrales (antigua Roma) se lleva hablando del “garum”, esa salsa de pescado que daba sentido a cualquier guiso.

Pues la SalMŭria de El Capricho viene a ser el garum de nuestros días, elaborado a partir del salazón de la anchoa, la denominada “salmuera” elaborada solamente con anchoas y sal.

Y ya que la anchoa elaborada por El Capricho no es una anchoa cualquiera, su SalMŭria es igualmente deliciosa y ha conquistado la cocina de chefs tan reputados como Sergio Bastard (La Casona del Judío) que la utiliza de mil formas como ya pudo demostrar durante una clase magistral impartida en la pasada edición de Madrid Fusión.

 

Esturión, algo más que caviar:

Si decimos esturión siempre viene a nuestra mente el preciado caviar pero en Conservas El Capricho supieron ver potencial más allá y demostraron que no hay límites en lo que a innovar se refiere.

El esturión “Alma” en conserva con aceite de oliva Castillo de Canena no deja indiferente a nadie. Su sabor suave y delicado ha empezado a conquistar a especialistas en alimentación en medio mundo.

 

Premiados en la cuna de la gastronomía mundial:

El esturión “Alma” ha sido galardonado en la prestigiosa feria SIAL París, que tuvo lugar el pasado mes de Octubre, con el premio SIAL INNOVATION 2018.

Este premio es elegido por un jurado formado por 22 expertos de la distribución alimentaria internacional y premia el carácter innovador de 15 productos elegidos entre 2355 presentados.

A buen seguro este premio no será el único que Conservas El Capricho va a obtener a nivel internacional ya que prometen seguir sorprendiendo y lo más importante: sin perder de vista la más alta CALIDAD.

www.elcapricho.es